viernes, 20 de febrero de 2009

VERDADES COMO PUÑOS, FASCÍCULO 3

La libertad de expresión es la libertad del individuo de decir lo que quiera sobre los malos, pero nunca sobre los buenos. ¿Y quiénes son los buenos? Pues por sus blogs les conoceréis, hermanos.

Alfredo de Hoces (http://alfredodehoces.com/press/), vía Halón Disparado. Sip, otra vez haciendo publicidad de blogs que no me conocen de nada. Me declaro culpable, señoría.

No hay comentarios: