miércoles, 18 de noviembre de 2009

LA IMPORTANCIA DE ELEGIR BIEN EL NOMBRE

Porque un nombre que te parece que está muy bien, e incluso te gusta, puede ser malsonante o dar lugar a curiosos malentendidos en otra lengua. Si hablamos de coches, para un japonés llamar a su próximo modelo de todo terreno "Pajero", debe de ser algo normal, pero al vender ese coche en España, pues la cosa ya cambia (amén de provocar risas en el personal). Solución: cambiarle el nombre por "Montero", y santas pascuas.

Aunque a los coreanos también les va ese rollo:



Lo malo es cuando uno lleva un apellido que, en otra lengua, puede provocar risas, como el propietario de esta tienda de coches. (Seguro que sus clientas están muy satisfechas):


O el dueño de esta corporación:


Y para acabar en Japón, un consejo: no se bajen en esta estación de metro, en plena noche, por lo que pueda pasar:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que recuerdos, el Mitshubishi Pajero. Nada mal coche,para nada.
pero es como se dice, quien tiene boca, se equivoca!