sábado, 20 de febrero de 2010

HOAX DE TARJETAS DE CRÉDITO PELIGROSAS


Mi suegra me manda este mensajito:

Aviso de la 10ª Unidad de Policia Nacional. IMPORTANTE.


A TENER EN CUENTA, ES IMPORTANTE

ES MUY INTERESANTE, SOBRE TODO LO DEL CASO 3...

CASO 1.

Un amigo fue al gimnasio y dejo todas sus pertenencias dentro de su casillero. Después del entrenamiento y una ducha, él salió y vio el candado de su casillero abierto y pensó, 'que curioso, yo pensé que lo había cerrado'
El se vistió y simplemente reviso la cartera para asegurarse que todos estaban en orden. Todo parecía bien, todas las tarjetas estaban en su lugar y no faltaba dinero.
Después de unas semanas, cuando recibió el estado de cuenta de una de sus tarjetas de crédito, venían cargos por ¡2.400 €UROS!
Llamó al teléfono de aclaraciones del banco y empezó a reclamarles que el no había realizado las transacciones.
El personal del banco verificó que no había ningún Error en el sistema y le preguntó algunos datos de su tarjeta.
Pero entonces, cuando el sacó su tarjeta comprendió todo; esa no era su tarjeta, en su lugar, encontró una tarjeta de crédito ya expirada del mismo banco.
Un ladrón irrumpió en su casillero en el gimnasio y cambió las tarjetas.
El banco emisor de la tarjeta de crédito dijo que al no haber denunciado el robo, no se podía hacer nada, ya que las compras se habían hecho hacia bastante tiempo y él tendría que pagar esa cantidad.
¿Por qué el banco no hizo alguna llamada o verifico al tener esos consumos tan grandes?
Porque se hicieron bastantes compras pero de cantidades pequeñas y eso raramente llama la atención de las compañías o tiendas que reciben las tarjetas, y al sumarse los consumos, dieron esa cantidad.
¡Él tuvo que pagar por algo que no tiene!

CASO 2.
Un hombre en un restaurante paga por su comida con su tarjeta del crédito.
Le entregaron el recibo y él lo firmó, la camarera rumana doblo el recibo y puso la tarjeta de crédito dentro de el.
Normalmente, el lo tomaría simplemente y lo pondría en su cartera o bolsillo, sin embargo, el echó una mirada sin querer y descubrió que era una tarjeta del mismo banco pero de otra persona, ya expirada.
Llamó a la camarera y parecía nerviosa.
Ella tomo la tarjeta, se disculpó y fue rápido hacia el cajero bajo la mirada atenta del hombre.
Todo lo que la camarera hizo al llegar con el cajero, fue entregarle la tarjeta expirada y el, sin ninguna palabra de por medio, la tomó, la dejó bajo el mostrador y le entregó la tarjeta original del cliente.
¡Ningún intercambio de palabras; nada! Ella la tomó y regresó al hombre solo con una disculpa.
Asegúrese siempre que la tarjeta que pone en su cartera es suya.
Revise, siempre que firme por algo, que la tarjeta que le devuelven es la suya, aún cuando haya estado lejos de usted por un corto tiempo.
Muchas personas apenas reciben la tarjeta de regreso y la guardan asumiendo que es la suya.
¡POR SU PROPIO BIEN, DESARROLLE EL HÁBITO DE VERIFICAR SU TARJETA DE CRÉDITO CADA VEZ QUE LE HA SIDO DEVUELTA DESPUÉS DE UNA TRANSACCIÓN!


CASO 3.
Ayer entré en una pizzería para recoger un pedido que había hecho por teléfono. Pagué usando mi Tarjeta de débito de Visa, que claro, carga directamente a mi cuenta corriente. El joven detrás del mostrador
tomó mi tarjeta, la deslizo por el aparato y la puso bajo el mostrador mientras esperaba la respuesta de aprobación, que es el procedimiento normal.
Mientras tanto, tomó su teléfono celular y comenzó a marcar.
Noté que su teléfono era del mismo modelo que el que yo tengo, pero nada parecía fuera de lo normal. Entonces, escuche el 'clic' que se escucha en mi teléfono al tomar una foto.
Él me devolvió entonces mi tarjeta, pero mantuvo el teléfono en su mano y continuó apretando los botones.
Entretanto, yo me quede pensando y preguntándome a que le había sacado una foto.
Discretamente mire bajo el mostrador y no había nada; me di cuenta que lo único que estuvo en ese lugar, fue mi tarjeta de crédito y puse atención a lo que el seguía haciendo.
Él puso su teléfono en el mostrador e inmediatamente después, se escuchó el sonido que indica que el mensaje multimedia ha sido enviado.
Ahora me parece mas claro; estoy seguro que este muchacho sacó una foto de mi tarjeta de crédito y se la envió a alguien.
Inmediatamente cancelé esa tarjeta al salir de la pizzería.
Días después, me llamaron del banco para decirme que alguien estaba tratando de hacer transacciones vía Internet con mi cuenta.
¿Que hubiera pasado si yo no tuviera un teléfono igual al suyo?
Nunca me habría dado cuenta de lo que hizo.
Siempre que usted use sus tarjetas, tome precauciones y no sea descuidado; estas son solo algunas de las formas de hacer fraude con tarjetas de crédito.
Yo ya he sido una víctima de fraude de tarjeta de crédito y créame; no es divertido. La verdad es que ellos no pueden hacer nada si usted tiene cuidado, pero no lo haga fácil para ellos.

¡ENVIAR ESTO A TANTAS PERSONAS COMO PUEDAS!. ¡CORRAMOS LA VOZ !.
SIMPLEMENTE SEAMOS MAS CONSCIENTES Y CUIDADOSOS.

** ENVIARLO A TODOS AQUELLOS QUE CONOZCAIS **


Bien, sabiendo que esto tiene la estructura de un hoax, y que no es la primera vez que me lo mandan, me pongo a investigar, llegando a esta web, donde llegó en 2008 (!) y ya lo califican de leyenda urbana. Mis sospechas se ven confirmadas por esta otra web, en la que el mensaje aparece modificado para adaptarlo al contexto mejicano; pero donde ya el pastel se descubre es cuando nombran a la 10ª Unidad de la Policía Nacional. ¿Y por qué? Pues porque NO EXISTE. En España la Policía Nacional regular no se agrupa en Unidades, sólo cuerpos especializados como la UIP (Unidad de Intervención Policial, cuya décima Unidad está en Las Palmas de Gran Canaria, y que opera en Gran Canaria y en Tenerife) tienen numeración. Lo de la décima unidad suena a que alguien ha escrito el mensaje en otro idioma y otra persona la ha traducido, si es que no ha utilizado un traductor automático.

Por otro lado, la historia cojea en varios aspectos. En el caso dos, si alguien hubiera descubierto a la camarera, la habrían enchironado de inmediato y se habría montado un jaleo enorme, por no hablar que ese sistema es muy arriesgado. Por no mencionar que en España la tarjeta de crédito se usa al pagar en caja, no se la entrega uno al camarero para que se la lleve (eso en los pocos restaurantes en los que he estado, si alguien sabe si se suele hacer como pone en el hoax, que me lo diga). Eso es más propio de los Estados Unidos que aquí; además está el detalle de que aquí te piden el Documento Nacional de Identidad casi siempre a la hora de pagar con tarjeta. Lo cual nos lleva al caso uno: si alguien utiliza tu tarjeta de crédito para pagar, le habrán pedido el DNI, y al ver que no eres tú, le habrían cazado con las manos en la masa; añadiendo que ella debería tener unas cuantas tarjetas caducadas para que la estafa fuera rentable, y conseguirlas no debe de ser muy fácil. Y en el caso tres, el currante de la pizzería tiene en todo momento la tarjeta de crédito en el mostrador, fuera de la vista del cliente, y encima le saca una foto... método cutre, lamentable, poco práctico y que no es normal, ya que lo normal es que la tarjeta siempre está a la vista del propietario, y se devuelva después de pasarla por la ranura lectora, o cuando la operación ha sido aceptada, y ese tiempo normalmente es de pocos segundos. Del fondo amarillo chillón, del mensaje xenófobo (¿es casualidad que los malhechores sean de otro país?), y de las faltas de ortografía, mejor ni hablo.

Y como siempre, buscando por la red, me encuentro con muchas más webs aceptando este mensaje como real, en lugar de investigar si contiene algo de verdad o no. "Yo lo mando por si acaso" es la excusa habitual, pero si queremos acabar con este tipo de idioteces, hay que pensar un poco e investigar, ya que si fueran reales, tendrían más repercusión mediática y no se conocerían solo por correo electrónico.

Ya que estamos, aprovecho para dar la bienvenida a Quel, una nueva seguidora de este blog. Ya sabes, las cervezas están al fondo, pilla una y brinda a la salud de quien quieras ^_^.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por fin encuentro a alguien con sentido común. A mí me ha llegado el mismo mensaje con unas pequeñas modificaciones: en el Caso 1 es un ladrón Rumano y en el Caso 3 es un dependiente Ecuatoriano. Y escrito así, en mayúscula, para que no se te pase por alto. Me escamó desde el primer momento, por detalles como, aparte de los que has mencionado, el que aparece en el primer caso; según cuentan nunca se supo quien realizó el robo, sin embargo sí sabían que era rumano.
Por todo esto me apresuré a mandarle un mail a la persona que me lo había reenviado advirtiéndole de la intención xenófoba del mail, y todavía tuve que soportar cosas como: "Por supuesto que es xenófobo. Pero simplemente lo envio por la forma de robo. Que sea quien sea(independientemente de su nacionalidad) no te robe así."

Anónimo dijo...

Es un bulo. Pero en España en multitud de restaurantes le das tu tarjeta al camarero, la coteja con tu dni, se le lleva y te trae los recibos a firmar y tu tarjeta.