viernes, 25 de junio de 2010

DANDO LA LATA


My dear wife me manda hoy un bonito y curioso power point sobre latas y demás conservas, que dice tal que así:

CUIDADO CON LOS PRODUCTOS EN LATA

Un domingo una mujer compró unas latas de gaseosa "X" y las puso dentro del refrigerador para luego bebérselas. El miércoles la llevaron de emergencias al hospital, donde la ingresaron directamente a cuidados intensivos, pero ese mismo día ella falleció. La autopsia reveló que ella murió de Leptospirosis.

Averiguando la causa de su muerte comprobaron que ella bebió la gaseosa de la lata sin usar un vaso y la lata estaba infectada por la orina seca de la rata, contrajo la grave enfermedad de la leptospirosis. La orina de rata contiene sustancias mortales y tóxicas no conocidas por muchas personas.

Es recomendable lavar la parte superior de las latas antes de abrirlas y consumirlas. Resulta que las latas siempre están almacenadas en depósitos y expuestas a estos roedores, para luego ser transportadas sin un adecuado protector. Un estudio reciente muestra que las partes superiores de las latas están... MÁS CONTAMINADAS QUE UN BAÑO PÚBLICO... llenas de bacterias y de gérmenes.

Cada vez que adquiera algún producto en lata como leche, gaseosa, cerveza, atún, conservas, etc... LAVE LA PARTE SUPERIOR ANTES DE ABRIRLA. ¡¡MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR!!

(Aquí vendría una definición de la leptospirosis y de sus síntomas, pero me la salto para no aburrir a nadie, quien quiera documentarse un poco, que acuda a su wikipedia más cercana.)

Seamos solidarios. Compartiendo esta información por e-mail, podemos hacer que otras personas conozcan este riesgo.

Asusta, ¿verdad?. Empecemos por lo básico, el esquema general del texto: introducción alarmante, cuerpo en el que se expone el caso y se da una explicación avalada por "recientes estudios", y fin del mensaje pidiendo que se envíe a todas las personas que conocemos, apelando a nuestra buena voluntad. Entrando en materia, se observa con claridad que ha sido traducido de otro idioma, como lo demuestran las frases "la llevaron de emergencias al hospital" y "almacenadas en depósitos", que no son comunes en España.

Pero lo que de verdad da risa son los malabarismos que tiene que hacer el autor para que su historia sea creíble, porque ¿quién averiguó que había bebido de una lata contaminada? En la frase "la orina de rata contiene sustancias mortales y tóxicas no conocidas por muchísimas personas", si yo cambio "ratas" por "humana" sigue siendo igual de creíble, ya que la orina, venga de quien venga, es tóxica, y su ingestión puede conducir a la muerte de cualquier persona. ¿Y cuántos humanos saben de qué se compone su propia orina? Yo creo que muy pocas personas, la verdad. Y si de verdad las latas de conservas estuvieran más sucias que un baño público (a saber a qué clase de baños acude el autor del bulo), las muertes por envenenamiento se contarían por miles en este país, ya que no conozco a casi nadie que lave las latas antes de beber (y yo el primero, oigan).

En fin, terminemos con la fase de investigación, patrocinada por san Gúguel. Por aquí se descubre que este hoax fue creado en enero del 2000, en portugués, y traducido al español a finales del mismo año, circulando por sudamérica y después aterrizó en España. Por aquí, los de rompecadenas.com.ar le dedicaron una entrada, metiéndolo en la categoría de "leyenda urbana" (nótese que es la versión americana). Y por último, a los de Cibertolas también les llegó el mensaje, hace casi tres años (casi nada).

En fin, voy a coger una lata de cerveza, que me ha entrado una sed tremenda.

No hay comentarios: