jueves, 23 de agosto de 2012

LA NEVERA ASESINA

No, no he desaparecido, es que ha ocurrido algo terrible, espantoso. Tantos meses sin entradas se han cobrado factura en la salud mental de la Nevera, y se ha vuelto un poco problemática. Lo malo es que se presentaron unos señores asiáticos (aún no me ha quedado claro si son filipinos, malayos o de Madripur), y con la excusa de que a ellos les ha pasado algo parecido con su nevera, se me han instalado en casa. Menos mal que lo han grabado todo en vídeo, que si no, no me creería nadie.



En fin, me he quedado sin cervezas, y me paso las tardes fregando el suelo de la cocina, pero ya no tengo que comprar carne.